Y Dios se fue, parte II


Paseaba solo, asombrado de lo que sentía
era libre de la tiranía doctrinal
dios nunca me habló, Yo si le hablaba
en las montañas de mi niñez.
 

Descubrí aquella casa derruida, era mi refugio
y como amigo, encontré a un conejo
aquel baúl, me miaba y de dentro de él
un conejo, unos libros de poesía y una foto.
 

La foto de un hombre que miraba al vacío
nunca supe quien era, pero hice amistad con él
contándole mi día a día
mi soledad voluntaria, que levantaba ampollas.
 

Este niño no está bien, debería jugar con otros niños
necesita ser medicado y observado
necesita integrarse al sistema
Yo necesitaba la soledad para encontrar el camino de vuelta.
Recomendaciones del Autor

El viudo

Su mirada llena de dolor y penahace que el cielo se vuelva cenizacon sus delgados dedos dibuja palabrasen la brisa otoñal y vuelan hacia el cielo. Su sonrisa de … Leer más

El deseo perdido

Cuando el deseo cae al abismoperdiéndose en la oscuridadel vacío se adueña del dia a diaconvirtiendo mi ser en un fantasma. Así nace la melancolía de algo perdidosin saber … Leer más

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *