origen


Con elegancia llegué a este mundo
encorbatado con el cordón que une
a una madre y a su hijo, no me recuerdo
ni en la desesperación por respirar
como no me recuerdo en el último aliento de mi vida.
Ay niñez, como te añoro
Pasos que sonaban a las notas de un piano
que marcaban el crecimiento de la obra
hasta llegar a la madurez de una canción.
Así fué mi infancia, una cadena de notas
creadas para componer una sinfonía
afinada para oídos expertos
incomprensible para el resto.
Llegó la primavera, con la euforia de un comienzo
pero las nubes del invierno me seguían 
y con ellas, me maldijo con la enfermedad del profeta mi primavera se quebró.
Se suspendió cualquier acto festivo
la marca de César y Napoleón
marcaron mi vida
y la inocencia quiso morir.
Recomendaciones del Autor

El deseo perdido

Cuando el deseo cae al abismoperdiéndose en la oscuridadel vacío se adueña del dia a diaconvirtiendo mi ser en un fantasma. Así nace la melancolía de algo perdidosin saber … Leer más

Depresión

Demos la bienvenida a la depresiónartista sin igual, conocida por todoscapaz de convertir la pasión por vivirpor el letargo de una muerte en vida. Aplaudida en todos los teatros … Leer más

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.