Mi maestro, el Miedo


Querido miedo, te escribo desde la desolación
donde me partes, me mutilas y me estremeces
aquí estoy en una esquina suplicando
pero no perdona, eres un un infierno eterno.
 

Mis lágrimas, no te apiadan y aprietas más 
quiero morir y dejarte atrás, pero
te reto a que ataques más fuerte.
 

Te daré ventaja con mis suspiros
y por cada uno de ellos, alzaré mi voz
dime tus motivos para odiarme tanto
me incorporo y siento tu perplejidad.
 

Eres mi amo por un momento, pero tu esclavo
se revela, no se es amo por el miedo
no supliques, no retrocedas, acércate más y lucha 
pero desapareces en la bruma de mi determinación.
 

Te vas ahora que puedo soportar tu presencia
volverás, lo sé y aquí volveremos a bailar
sobre la pista de la desesperación y la locura
y volveré a vencerte.

Dedicado a mi maestro, el Miedo.
Recomendaciones del Autor

El viudo

Su mirada llena de dolor y penahace que el cielo se vuelva cenizacon sus delgados dedos dibuja palabrasen la brisa otoñal y vuelan hacia el cielo. Su sonrisa de … Leer más

El deseo perdido

Cuando el deseo cae al abismoperdiéndose en la oscuridadel vacío se adueña del dia a diaconvirtiendo mi ser en un fantasma. Así nace la melancolía de algo perdidosin saber … Leer más

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *