Mi demonio personal


De donde viene la oscuridad que envuelve
a los corazones más valientes y osados
dejando sus cuerpos abatidos ante el miedo
el demonio sentado frente a mí, sonríe
 

Los pecados de los valientes son lozas pesadas
que cargan en sus corazones, impidiendo que entre la luz
nosotros solo somos marionetas del pecado original
enviados a perseguir la maldad, que ennegrece el corazón
 

Todos los días hablamos frente a frente y siempre,
vas por delante de mí, mis dudas se multiplican en su presencia
es mirarse en tu ojos y sentir la oscuridad y el miedo
quebrando mi corazón, y la razón me pide que no te escuche.
 

Qué quiere Dios del ser humano que no elige venir a este mundo
sufrimos nuestra existencia, llorando sangre sobre la tierra
justificamos nuestro dolor con una vida mejor tras morir
Dios ya no me escucha, y su ausencia se hace mas fuerte.
 

Querido amigo puedes explicarme lo absurda que es la existencia
No quiero presionarte, pero si no respondes, me perderás
volviendo a ser abandonado, a vagar en busca de tu libertad
pues eres lo que eres porque creo en tí, 
 

Ahora mi sonrisa irónica, sorprende a mi demonio personal
Si quieres respuestas, no te las puedo dar, escupió el demonio
ya no siento miedo ante tu presencia, habla o marchate
no sabes que estas atado a mi, hasta tu muerte, respondió.
 

La oscuridad en los corazones, no es cosa del diablo
somos nosotros los que la dejamos entrar, 
dios no tiene cabida en nuestros corazones sangrantes
somos la estirpe de la Caín, marcados por el pecado
 

Somos nuestros propios carceleros, y verdugos
las cadenas que nos atan, las fabricamos nosotros
las maldiciones nacen de una boca perdida
por la ira y la decepción, no escuches a tu enemigo, me dice
 

El silencio se sienta con nosotros y nos susurra
escuchad el aleteo del gorrión, el crecimiento de un árbol
cerramos los ojos y escuchamos el andar de la existencia
así pasamos la tarde, dejando que nuestras almas
se unieran al incesante ruido de un mundo sin maldad.
 

Tras la oscuridad, viene la luz, y nos liberamos
es el ciclo de la existencia, luz y oscuridad
llega el momento de despedirnos, y dejar atrás
la oscuridad, volveremos a vernos pronto, le digo.
 

La visita acaba, cuando el sol se pone
la semana que viene, volveré a llamarte, le digo
sonríe y me da un abrazo, mientras besa mi mejilla
agradeciendo estos encuentros reveladores.
Recomendaciones del Autor

El deseo perdido

Cuando el deseo cae al abismoperdiéndose en la oscuridadel vacío se adueña del dia a diaconvirtiendo mi ser en un fantasma. Así nace la melancolía de algo perdidosin saber … Leer más

Depresión

Demos la bienvenida a la depresiónartista sin igual, conocida por todoscapaz de convertir la pasión por vivirpor el letargo de una muerte en vida. Aplaudida en todos los teatros … Leer más

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.