Lilith


Cuando llega la noche me siento ella
dejo que la seda cubra mis piernas
mi cuerpo es vestido de rojo sangre
abandonando mi cuerpo para que ella viva.

Dejo atrás el miedo y la sensualidad entra,
dibujo mis labios con el color rubí
sintiendo la transformación en mi rostro
el pecado entra por la puerta sonriendo,

El miedo sale huyendo por la ventana avergonzado
el espejo me muestra la feminidad de mi cuerpo
sueño por un momento en ser una diosa
cojo mi coraje y salgo a la calle, sin pudor.

Dejando atrás el sonido de mis tacones
que me elevan a mi paraiso personal
busco lo que me niego cuando el sol brilla
ahora en la noche soy ella y necesito sentirlo.

El día me convierte en ese hombre que admiro
por la valentía de dejarse llevar por su deseo
la luna siempre me espera para iluminar el camino
apasionada por ser cada noche una mujer deseada.

Hay noches que lloro en el silencio de la noche
sintiendo que la culpa por ser ella me aplasta
mi rostro se mancha por las lágrimas
dejándome tirado en el sofá por no ser lo normal.

Esas noches la luna no sale a saludarme 
y miro el mundo pasar, escupiendo a mi pecado
el dolor no para hasta que amanece y la corbata
estrangula mi cuello, dejando atrás mis lágrimas.

me atrae lo que es diferente, y hablo con las sombras
dejando claro que no puedo rendirme ante la sociedad
llueve y la noche es fría, dejando rafajas de viento
que podrían levantarme la falda y ser admirada.

Los hombres al verme se vuelven por sentirse atraídos
su deseo me atraviesa, haciendo que valga la pena
las horas dedicadas a ser ella, no dejo de caminar
hasta entrar en el arcoirisis, así se llama mi local favorito.

Somos hombres que aceptan su feminidad y la muestran
la amistad es fuerte cuando intentan agredirte
acompañadas siempre por la seguridad del grupo
seducimos a los hombres que expresan sus deseos más ocultos.

Somos el alimento de una imaginación masculina
todos quieren poseernos y olvidarse de nosotras
pero vuelven de nuevo, sabiendo que están enganchados
a nuestras feminidad, pecar conmigo es su meta.

Siempre vuelvo a casa sola, no quiero preguntas
no busco el amor, solo sentir que estoy viva
y como cada mañana, despierto sola y plena
me encorseto en un traje y vuelvo a una vida sencilla.

Este es el pacto al que llegué con Lilith
pecar en las noches y ser perdonados a la salida del sol
es nuestra vida y nadie sabrá nunca de ella
soy Lilith, en la noche y un simple hombre cuando amanece.
Recomendaciones del Autor

El deseo perdido

Cuando el deseo cae al abismoperdiéndose en la oscuridadel vacío se adueña del dia a diaconvirtiendo mi ser en un fantasma. Así nace la melancolía de algo perdidosin saber … Leer más

Depresión

Demos la bienvenida a la depresiónartista sin igual, conocida por todoscapaz de convertir la pasión por vivirpor el letargo de una muerte en vida. Aplaudida en todos los teatros … Leer más

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.