Inferno


Dejadme entrar, grito, junto a las puertas del inferno
mi vida se acaba y no deseo, ser salvado 
estas lágrimas claman el derecho a ser invitado
dejé atrás todo el peso de la inocencia y la virtud.
 

Soy el asesino de todas mis glorias, enterradas
en las cunetas de una vida que nunca comprendí
siento el cansancio de un corazón envejecido por la ira
hacia el cuerpo que habito, donde mi mente se oscurece.
 

Soy el verdugo de las decepciones de mis seres queridos
dejadme entrar y soñar que la salvación no existe
muero despacio, sintiendo que los días se repiten
recordando la infelicidad de una vida perdida.
 

Se me dió lo que no merecía, un pozo sin fondo 
repleto de muertos que me visitan en las mañanas
apoderándose de mi mente, que se pierde en la oscuridad
luchando por mi propia existencia, pero no se van.
 

Saboreo las maldiciones hechas contra mi alma
saben a sangre y arena, llorando las expulso de mi corazón
soy un ser maldito y estoy a las puerta del inferno
clamando por ser acogido, pero las puertas siguen cerradas.
 

La tristeza me cubre con su pesado manto, dejando atrás
los momentos felices que hacen que la vida valga la pena
escucho un coro, acompañado de los lamentos de mis muertos
soy la musa de un triste destino a las puertas del inferno.
 

Tal vez si toco una triste canción pueda abrir las puertas
cojo mi guitarra y empiezo a contar mi vida en  tristes notas
que salen de un alma perdida en la oscuridad, mi vida se va
deslizándose de mi cuerpo moribundo, oyendo el crujir de la madera.
 

Las puertas al fin se abren y soy recibido por los muertos
que me invitan a entrar, ahora que todo acaba, dejo de tocar
y en el eco de la última nota, se escapa mi último suspiro
ahora soy uno de ellos, libre de la carne y la mente.
Recomendaciones del Autor

origen

Con elegancia llegué a este mundoencorbatado con el cordón que unea una madre y a su hijo, no me recuerdoni en la desesperación por respirarcomo no me recuerdo en … Leer más

Mi maestro, el Miedo

Querido miedo, te escribo desde la desolacióndonde me partes, me mutilas y me estremecesaquí estoy en una esquina suplicandopero no perdona, eres un un infierno eterno. Mis lágrimas, no te … Leer más

Soy Turel en la soledad

Ya no soy Nadie, vuelvo a la realidadme desgarro por dentro al verque mi legado se queda en nadaen una caja de cartón caben mis deseos Soy Turel en … Leer más

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *