La verdad dolorosa del ser


Siento el hedor de la mentira
alzándose en nubes negras
nublando la mirada de todos
matando la razón, y lloro.

No deseo unirme al club oscuro
desayunar con la mentira
prostituir a la verdad
imagino otro mundo, y lloro.

No quiero besar la mano del Amo
prometo no ser como lo demás
adoradores de la mentira cómoda
bordada con oro, y vuelvo a llorar.

Vuelvo a sentir el sabor amargo
de la rendición y sumisión al gran Amo
desespero, grito y maldigo 
mi debilidad se adueña de mi, y lloro.

Día tras día, tocan en mi puerta
los acólitos del gran Amo, 
ofreciendo su pútrida libertad
los dejo entrar y los mato con la mía.

Doblo mi apuesta y cercan mi casa
alambradas que no me dejan salir
parapetado tras el aroma de mis rosas
espero el fétido aliento y ya no lloro.

Sentado oigo las plegarias de los malditos
violadores de la auténtica libertad
genocidas del libre pensamiento
esclavos de la mentira y ahora sonrío.

Desnudo mi cuerpo y mi alma
abro la puerta y dejo salir la verdad
todos esperan mi rendición, pobres ilusos
camino entre ellos desnudo.

Mi presencia los ciega y se desvanecen
camino al palacio del gran Amo
soy invisible, nadie puede ver la verdad
no soy valiente, pues la verdad es poderosa.

Paseo por un prado donde crecen treboles
al paso de mi existencia, la esperanza vuelve
solo ante la mentira, canto mis verdades
los árboles vuelven a dar sus frutos.

Desnudo ante la mentira, cierra sus ojos
mi sonrisa hace brillar al cielo gris
los soldados del gran Amo, sueltan sus armas
la verdad os hará libres les susurro.

El palacio de la mentira ante mí
impresiona al que no ve tras sus muros
pero solo veo murallas hechas de barro
solo es el maquillaje de la traición.

Atravieso sus dorados pasillos
que van cayendo rendidos tras de mi
solo quedará el polvo de la mentira
ahora no lloro, y siento tu pestilencia.

Estoy ante tí, gran Amo de la mentira
sentado en su trono dorado, me maldice
de enemigo a enemigo nos miramos
mientras se desmorona su razonamiento,

Soy el portador de la luz y la verdad
qué puedes decir en tu defensa
se retuerce ante mi presencia
mis lágrimas han limpiado al mundo.

Es el momento de luchar, mi furia
está clavada en tu corazón
la sientes atravesar tu alma
te desmoronas ante ella.

Y dejas de existir ante mi presencia
tu trono arde y le quema el alma
solo la verdad debe prevalecer
retomo el camino andado a mi casa.

todos están confusos, tristes y desesperados
la verdad ha entrado en sus corazones
la libertad es dolorosa proclamo
mi casa está está abierta para curar.

El dolor que sientes es el primer paso
luego vendrá la dulzura y la paz
no volverás a esconderte tras la mentira
y serás libre, sin cuerdas que te ahorquen.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Recomendaciones del Autor

El deseo perdido

Cuando el deseo cae al abismoperdiéndose en la oscuridadel vacío se adueña del dia a diaconvirtiendo mi ser en un fantasma. Así nace la melancolía de algo perdidosin saber … Leer más

Depresión

Demos la bienvenida a la depresiónartista sin igual, conocida por todoscapaz de convertir la pasión por vivirpor el letargo de una muerte en vida. Aplaudida en todos los teatros … Leer más

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.