El caballero de rojo


Nunca conocí a un hombre tan tozudo y terco
vestido con su traje rojo haciendole quiebros
al destino, que en cada esquina le esperaba
y como caballero que era, se quitaba su sombrero.
esquivando con el saludo a la misma muerte
lo conocí en su esplendor y vi como su carisma
estaba en boca de todos, pero como el sol se pone
su carisma se oscureció, ahora era una sombra.
Su caminar delataba la edad de su alma
sus virtudes, se hicieron vicios y su aliento
delataba la necesidad de una copa más
el hombre de rojo, elegante hasta en su abismo.
Nunca dejó que sus enemigo escupieran a su paso
su cara marcada por la amargura y la tragedia
lastimaba a quién quisiera maldecirlo
sus latidos eran lentos como un toque fúnebre.
Vivía en un mundo de maravillas podridas por el tiempo
se acurrucaba en la ternura de un amor maldito
dormía en una suite, me decía, sabiendo que era una pensión
me gustaba hablar con él, rebozaba sabiduría de sus penas
La sociedad borró su presencia y se convirtió en un fantasma
yo no lo había olvidado y lo veía cada día paseando su figura
siempre de rojo, como la sangre que iba perdiendo a cada paso
envejeció tan rápido y su silueta se volvió quijotesca.
Un día me dijo que ya no tenía fuerzas para vivir
que su vida estaba gastada y vivía de prestado
su rostro esbozó una sonrisa y se despidió con su elegante sombrero.
ya no quiso huir de una muerta que saludaba en cada esquina
La muerte se entristeció el día que no lo saludó
con la reverencia acostumbrada y lo siguió a su pensión
dejó que se durmiera y tocó su frente llena de surcos.
llevandose su alma a un lugar donde lo aprecieran
Me enteré de su muerte al ver su pertenencias tiradas
a las puertas de su pensión, allí estaba su sobrero
pregunté por su pobre alma y con un ademán me dijeron.
ya no está con nosotros, nos dejó anoche mientras dormía
Cada mes, le visito en su descanso, llevandole una copa
charlo con él, con su sombrero en mi mano,
tal vez el mundo te olvidara, pero estoy aquí
para celebrar tu existencia y portar tu sombrero rojo.
Recomendaciones del Autor

El deseo perdido

Cuando el deseo cae al abismoperdiéndose en la oscuridadel vacío se adueña del dia a diaconvirtiendo mi ser en un fantasma. Así nace la melancolía de algo perdidosin saber … Leer más

Depresión

Demos la bienvenida a la depresiónartista sin igual, conocida por todoscapaz de convertir la pasión por vivirpor el letargo de una muerte en vida. Aplaudida en todos los teatros … Leer más

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.