Charlas con Dios


Hoy me ha visitado Dios, como cada semana
y en su infinita sabiduría me ha preguntado
¿Cuál es el sentido de la existencia?
mi respuesta fue simple, el placer.

Explicate me dijo entre un suspiro profundo
pues no encuentro respuesta a dicha pregunta
su divinidad no le deja experimentar la humanidad
es como explicarle a una hormiga como es la física cuántica.

Si no puedo comprender lo que he creado, estoy perdido
toma un sorbo de este whisky y dime que sientes
emborrachate conmigo y siente el vértigo de la vida
y podré dar una respuesta a tu pregunta.

Escucha a Rammstein y déjate llevar por su dureza
ahora levántate y bailemos juntos hasta la extenuación
siente como tu cabeza se separa de tu cuerpo
ya no eres el dueño de la situación.

Vente conmigo, te llevaré a donde el diablo habita
mujeres bellas te esperan para adorarte de rodillas
pero no olvides pagarles, ni dios se libra de eso
esto es uno de los placeres de la vida.

Entiendo Turel, la carne es una debilidad prohibida
por los humanos que se creyeron mis representantes
es extraño lo que siento, mi divinidad no se lo explica
es divertido, placentero, y divino.

La tristeza es placentera porque te lleva a lugares
perdidos en tu mente que se esconden de la lógica
el dolor es placentero porque siempre pasa
y ves la vida como algo maravillo al terminar.

El placer está en caminar y ver gente a tu lado
siempre confundida y perseguida por el paso del tiempo
la miseria no es placentera, es lo pero de la existencia
la humillación es placentera para muchos.

El castigo mental y físico es el placer de muchos
y el de otros que lo reciben, deseando cada vez más
esto es el sentido de la vida, la obtención del placer
a través de todos los caminos existentes.

Bueno Dios, no lo has hecho tan mal
nos diste un cuerpo y una mente que busca el placer
y esa es la esencia de la felicidad, no te ofusques
esa es la respuesta, la sencillez de sentir cosas.

Turel cuando volverás a mi lado, te añoro
tus consejos hicieron de este mundo una realidad
acompáñame y vuelve a tu trono vacío
la divinidad es tan solitaria sin tu presencia.

Lo lamento Dios, pero mi sitio está con la humanidad
experimentar sus placeres más ocultos y proscritos
alentar el placer por encima de las obligaciones
escritas por tus partidarios, excrementos de la sociedad.

Tal vez en otro siglo o milenio, vuelva contigo
como dijiste la carne es débil y esa es mi debilidad
quiero sentir la vida tal como es y darla la oportunidad
al ser humano para que encuentre la respuesta a su existencia.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Recomendaciones del Autor

El deseo perdido

Cuando el deseo cae al abismoperdiéndose en la oscuridadel vacío se adueña del dia a diaconvirtiendo mi ser en un fantasma. Así nace la melancolía de algo perdidosin saber … Leer más

Depresión

Demos la bienvenida a la depresiónartista sin igual, conocida por todoscapaz de convertir la pasión por vivirpor el letargo de una muerte en vida. Aplaudida en todos los teatros … Leer más

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.